Hueva se encuentra en la comarca de la Alcarria Baja en el suroeste de la provincia de Guadalajara, a 844 metros sobre el nivel del mar. Su orografía está constituida por cerros desgastados por la erosión de la piedra caliza,  que es la formación rocosa predominante al sur de Guadalajara. En cuanto a la vegetación,  prolifera la carrasca y el monte bajo donde crece el espino, el espliego, el romero, la aliaga o la jara, aunque tampoco resulta infrecuente encontrar pequeñas áreas cubiertas de pinos, robles o chopos.
Respecto a la fauna, los jabalíes y los corzos son abundantes aunque no es difícil encontrar zorros, tejones y ardillas o aves como águilas, buitres, grullas, cigüeñas etc.

Por otro lado, merece la pena mencionar los vestigios de arquitectura rural que todavía perduran esparcidos por el campo, como los antiguos tinados y cabañas utilizados por los pastores para cobijar a sus rebaños.

Asimismo, y como consecuencia de la predominancia de la roca caliza, la erosión ha ido socavando durante años el terreno hasta formar una sima de unos 50 metros de largo por unos 25 de ancho y una profundidad de unos 20 metros. El paraje donde se encuentra dicha sima es conocido popularmente por “los Hoyos” yen sus inmediaciones no es extraño encontrar fragmentos de yeso cristalizado.

Como ya se ha mencionado anteriormente, la orografía de Hueva es suave, por lo que la práctica del senderismo en su entorno está al alcance de todos.